Es una de las primeras palabras que aprendemos y posiblemente de las que más significado tengan a lo largo de nuestra vida: mamá.

El pilar fundamental de todo lo que sabemos y por lo que hoy somos quienes somos y es que sin ella nada hubiese sido posible.

Sin ELLA, no soñaríamos despiertos, no viajaríamos, no amaríamos y no hubiésemos construido nuestra vida. Aprendimos de ella todo lo que necesitamos para ser hoy grandes mujeres y hombres y toda nuestra grandeza se la debemos y estaremos en deuda toda una vida porque no hay amor más incondicional y más puro que el de una madre.

Conocemos un millón de madres pero sabemos que no hay ninguna como la nuestra, esté aquí o no, sabemos que está a nuestro lado y que su inmensa luz nos guía y nos guiará siempre.

ELLA es el espejo en el que mirarnos y por la que hoy y todos los días de nuestra vida debemos dar las GRACIAS.